El 29 de junio de 2013, me despedí de mis alumnos en un emotivo encuentro. Fue el cierre de una importante etapa de mi vida en Buenos Aires, antes de mudarme a la provincia de Corrientes. Y fue también la bienvenida a Mariu, la profesora que queda a cargo de las clases, con un sencillo ritual de iniciación.