Hace unos meses anuncié mi retiro de Buenos Aires y del Estudio Sadhana de esta ciudad…  Respondiendo a una necesidad evolutiva personal, y también a la percepción de que mi función en relación a la tarea, había cambiado.

A partir de julio , las clases quedaran a cargo de Mariu Aquerman y un grupo de profesoras preparadas para continuar la practica del yoga Iyengar, con buen nivel y continua formación en el método.

Yo voy a seguir en contacto con todos ustedes desde mi próximo espacio en Tabay, provincia de Corrientes… y desde mi nuevo lugar en la vida.

Quiero que sepan que no es mi intención alejarme de ustedes, al contrario!  mi objetivo es llegarles de otra manera, ofreciendo lo que mi alma vislumbra en este momento.

El nuevo centro de Yoga estará inmerso en la naturaleza y ademas de las clases y retiros de practica, habrá otras actividades centradas en la búsqueda de la armonía y el desarrollo humano.

Es mi deseo profundo mantenerme en contacto y sostener este vinculo creado a lo largo de los años, las practicas, el aprendizaje.

Fue hermoso haber desarrollado este lugar, que desde 1996, creció y se transformó en lo que hoy es.  Y saber que continua aun sin mi mirada cotidiana es mi máxima aspiración como formadora

En cuanto a los cambios que se avecinan… lo mas importante es recordar que Yoga es una disciplina que evoluciona adentro nuestro en forma permanente. Que nunca debe entrar en el automatismo, que el foco debe estar en aprender y ampliar el conocimiento de uno mismo.  Seguramente aparecerán muchas reacciones frente a lo nuevo. Mi sugerencia es que tomen conciencia de lo van sintiendo, sin aferrarse a ideas preconcebidas. Perdemos mucho de nuestro valioso tiempo añorando lo que fue…  En lugar de eso, abran sus mentes y sus corazones a todo lo nuevo que les es ofrecido!!!!

y recuerden…

“No siempre tenemos todo lo que queremos… pero siempre tenemos lo que necesitamos”.

Confien…  Yo confio en este cambio, que nos hará crecer a todos en el camino que nos corresponde.

 

Los abrazo  y los espero en estos últimos días en el estudio, en la ceremonia de despedida (que por supuesto registraré y compartiré) y en cada novedad que tengamos para intercambiar.

Con todo mi afecto y dedicación,

Marisa